INVÉNTATE TU NOMBRE

Un nombre es una forma de ser, al llamarnos nos creamos. Se dice que Dios forjó el mundo nombrándolo. Sea como fuere, nombrar es crear, llamarnos por un nombre que hemos elegido es singularizar los momentos que compartiremos en clase, en el espacio precisamente de la “lengua”.  Hay nombres que todavía resuenan en la historia, a pesar de que ya no está  el cuerpo que habitó esos nombres. Hypathia fue la mujer que se adelantó a su tiempo, que creyó en la ciencia y la defendió hasta su muerte. Oliva de Sabuco, sabia renacentista, fue rebelde, mujer que hizo del pensamiento su arma triunfal, a pesar de ser despreciada en su tiempos. Otros nombres viven en la literatura,  y están más vivos que muchos vivos. Horacio, amigo de Hamlet, simboliza  la amistad; Emma de Madame  Bovary hizo un mundo de sus libros y luchó por sus sueños; Werther amó hasta morir. Walt, el gran Whithman, se multiplicó en Hojas de hierba, simboliza el  gran “canto a uno mismo”, el hedonismo por excelencia… Altazor, nombre inventado por Huidobro, es la misma contradicción de la vida: “Digo siempre adiós y me quedo”, es el que dice que “los verdaderos poemas son incendios”, es “el doble de si mismo”, “el que cayó de las alturas de su estrella”. ¡TRAED UN NOMBRE QUE TIEMBLE AL PRONUNCIARSE, TRAEOS NUEVOS CON VUESTRO NOMBRE!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s