PROSA POÉTICA

Escribid un poema en prosa o una prosa poética de entre 20 a 30 líneas aproximadamente, siguiendo las indicaciones que hemos comentado en clase. Recordad los diversos estilos: Cortázar, Borges, Aleixandre, Cernuda o Brech.

¡Feliz poema en prosa!!

Anuncios

4 Respuestas a “PROSA POÉTICA

  1. EL VIENTO

    Siento tus golpes , una y otra vez, siento tus golpes y me van a enloquecer; primero en la ventana, luego en la puerta y no lo paras de hacer.
    Interrumpes en mis pensamientos, no me dejas ni pensar.
    Siento tus golpes en los árboles, en sus hojas y en el mar también.
    De tanto escucharte ya no sé qué hacer.
    Abro las ventanas y te dejo entrar por toda mi casa sin parar golpeando las cortinas y levantando todo al pasar, distinto papeles haces retozar.
    Siento tu fuerza en mi cara y tus manos heladas me hacen estremecer.
    Por favor, detente un momento no me sigas haciendo padecer.
    Tu ruido penetra en todo mi ser, detente un momento para poder concentrarme otra vez.
    No silbes tan fuerte, déjame de una vez.

  2. Endra Eudum Estim

    El mar, qué hermoso es el mar. Lo miro intensamente, tan intensamente que parece intentar llegar hasta mí agarrándose a la orilla para conseguirlo como si no quisiera alejarse de mí por temor a perderme para siempre. Pero por más que lo intenta no lo consigue, la arena, hasta el último granito de arena se lo impide como si fuera un muro de hormigón infranqueable que nos separara y no dejara que nos lleguemos a tocar. Como si tocarnos nos matara. La arena filtra cada pequeña gota que se acerca lentamente hacia mí. Cada gota se acerca con más precaución que la anterior por temor a ser cogida. Pero es inútil, siempre las hace retroceder, como si solo fueran eso, simples gotas de agua. Están obligadas a retroceder. Pero ellas no se rinden sino que cada vez lo intentan con una mayor fuerza, una fuerza que sacan de su gran corazón a pesar de su pequeño tamaño y que no se agota. Me alargan sus manitas para que las coja, pero nunca logro alcanzarlas porque también tengo mi muro, un muro impenetrable que me hace desaparecer y no ser nada. Él me susurra, me susurra palabras hermosas a las cuales intento contestar sin conseguirlo. Al final me voy dejándolo para volverlo a intentar otra vez, dejándolo descansar porque no quiero que su corazón se quede sin fuerza y nunca consiga reunirme con él, ya que lo que en realidad nos mata es no poder llegar nunca a tocarnos.

  3. Katia Kirema Kor

    ¡ Corre, salta, vuela, escapa !

    Escapa de rareces, escapa de rareces que no te pertenecen, rareces incultas, escapa de tus miedos, escapa de tus miedos más profundos…
    Corre, corre lejos, huye, corre hasta que sientas que falta aire, que falta aire en tu vida, corre, y cuando ya no sientas aire, para, para y inspira ese dulce olor a color, dulzura, ricura, amor, es dulce olor a vida, inspira profundo y siente cómo entra ese aire que tanto necesitas, ese aire que necesitas para vivir, corre, corre lejos, huye… Salta, salta muy alto para poder llegar a lo más alto de la más alta nube, poder revolcarte entre sus dulces brazos, deja, deja que te abraCe, deja que te acarIcie la cara y te haga sentir el amor, ese, ese amor que te hace sentir… Vuela, vuela en mente, vuela y deja tus sentimientos salir por un momento, vuela y deja que lo que sientas te haga volar, volar alto, bajo, hacia aquí, hacia allá, vuela tan solo vuela… Escapa, escapa de tus cerraduras, escapa y siente la libertad, siéntela como sientes el agua fría del mar cuando roza tus pies. Escapa, vive los colores de la vida, vive los olores de los sentimientos, escapa de negros y grises, escapa de malos olores, espaca… escapa del dolor.

    ¡ Escapa, vuela, salta, corre… ESCAPA!-

  4. Un sueño con manos blancas
    El horizonte del mundo, la inmensidad y más allá, quizás la mirada de las brujas conozcan el secreto del infinito, donde se esconde el nido del arco iris. Al otro lado del vacío podrás divisar el mundo esperado, el agua, el sonido envolvente y hipnótico de una arpa, la luz de algún lucero, o, tal vez, la nada.
    Colores en forma de peces navegan por aguas sin fin, huyendo hacia una luz tenue en medio de la oscuridad, perseguidos por cocodrilos desdentados que no reconocen un anzuelo. El aire se ha vuelto turbio, se han escapado las sirenas de una tranquilidad azucarada, ahora son pasto de las alcantarillas.
    Ha llovido tristeza desde las incógnitas del océano: la tierra se hace cemento de voces calladas, las sonrisas maléficas de las máscaras sin gesto. Todo sea por el maleficio de las caras sin cuerpo, que bailan alrededor de la hoguera de las penas, encendida por odio y tristeza. Los colores quisieron huir, pero no sabían donde, y se quedaron aturdidos por el reír de esas máscaras en círculos oblicuos.
    Cuando venga el mago de las manos blancas, rebautizará el agua y la tierra con sus palomas salvajes, y sacará de su chistera de sueños un regalo lleno de abrazos.
    Si viniera el mago… Aprenderíamos que la boca también sirve para el beso callado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s